Este fin de semana en Polvaredas, un pueblo rural ubicado a 28 km de
Saladillo, y tan solo 180 km de Capital Federal, se vivirá desde las 9 de la
mañana y durante dos días una verdadera fiesta. En la misma será posible
revivir el pasado a través de exposiciones de autos antiguos, decoraciones
vintage, motos clásicas y mucho más. Se suma a esta interesante
propuesta, la posibilidad de acampar en el lugar, ya que habrá una zona
destinada para tal fin.
Gustavo Ferreyra, organizador del evento y un apasionado de los autos
antiguos comentó “Esto es un autojumble, o sea una feria donde se
pueden encontrar repuestos, accesorios de autos antiguos, bicicletas,
motos y todo lo referido al mundo vintage, coleccionables, figuritas,
encendedores ceniceros, muebles antiguos y todo lo que uno pueda
imaginarse. La idea surgió en 2018, soy participante de Auto Clásica, una
expo de autos con autosungle, que se hace todos los años en Saladillo, el
fin de semana del 12 de octubre, a raíz de eso nace esta propuesta de
generar un espacio diferente. Mi idea era seguir exponiendo autos, pero
también qué, quienes querían venir y comprar repuestos lo pueda hacer.”
Ferreyra destacó que este evento se desarrolla en un clima totalmente
familiar y que en los últimos años ha crecido vertiginosamente, no solo en
cantidad de visitantes sino también con nuevos stand. “Este año serán 70
los que nos acompañarán y para nosotros es una alegría, no solo ver el
crecimiento de este evento, sino también todo lo que genera para nuestro
pueblo, ya que la fiesta continua por la noche en los bares de Polvaredas”.
El organizador comentó que este año se realizó una réplica en el lugar de
una estación de servicio, para que los visitantes puedan ingresar con sus
autos, sacarse una foto y llevarse un recuero verdaderamente vintage.
“Hemos generado espacios nuevos como un molino que trae agua,
pusimos un aljibe y este es otro espacio muy fotografiable en esta era en

la que la imagen y las redes tienen preponderancia en el público. Este
encuentro no es solo una feria, sino un lugar donde, de algún modo, es
posible volver el tiempo atrás”, concluyó.